«LA COSTA DEL RETIRO»: LA RUTA DE TAPAS QUE NO DEBERÍAS PERDERTE SI ESTÁS POR MADRID

El top 10 de las terrazas y lugares de tapeo en la zona de El Retiro.

Por Antonio Riaza Angulo


Tabernas de siempre, con terrazas nuevas, en el barrio de Ibiza. Esta zona es un conglomerado de terrazas y tabernas, todas ellas pegadas al celebre parque madrileño. Se denomina como «La costa del Retiro». Por las noches, corre un fresquito maravilloso y sus terrazas están a tope. Esto hace que el entorno sea muy agradable. Está considerado como uno de los barrios que más están de moda en la capital en este momento. Es perfecto para pasar una buena velada entre amigos: alta calidad en cuanto a tapas, vinos, cañas… además de buen ambiente.

La Montería. Lope de Rueda, 35

Según muchos sibaritas, aquí es donde se sirven los mejores mejillones rellenos de Madrid. Llevan muchos años en el barrio de Ibiza ofreciendo una comida excelente. Puede pasar el tiempo, pero la sabiduría en la cocina no decae. Con la nueva reapertura debutan con una renovada terraza. Salmorejo, sal de jamón y caña de lomo. Ventresca casera, tomate, jamón parmesano y albahaca. Finas lonchas de presa de bellota… son solamente algunos de sus manjares. Todos los días está lleno. Eugenio y compañía ofrecen un servicio rápido y profesional. Tigres, rollito de mango con foie, gambas gabardina, hojaldre de perdiz, rabo de toro riquísimo.

Castelados. Antonio Acuña, 18.

Ha encontrado la deseada fórmula del éxito, tanto el ambiente como la propuesta culinaria consiguen una gran fusión en Castelados. Gran comedor, amplia barra. Terraza generosa, bastante grande, mesas largas y unos taburetes altos. Cosas ricas para probar: Pincho de anchoa, boquerón y pimiento asado, Mojama con almendras, Tabla de quesos. Amabilidad en todo el personal y gran selección de vinos. Más cosas para comer: Marinera (ensaladilla rusa y anchoas) bacalao con crema de ajos confitados, foie con boletus. Está todo espectacular. Además, la relación calidad precio es excelente.

Arzábal. Menéndez Pelayo, 13.

Arzábal es sinónimo de cocina tradicional. El cariño en la cocina y en la sala son primordiales. Precioso local con una decoración moderna. Fuera, una terraza «decora» la acera de Menéndez Pelayo. Unas vistas excepcionales con el Retiro enfrente. Taberna con un comedor muy espacioso. Las croquetas les hicieron grandes. Las patatas de la abuela están para chuparse los dedos. Vinos exquisitos y picoteo variado. Puedes pedir: arroz con setas y trufa, callos Arzábal, croquetas de ibérico, pulpo asado. Y todo lo podrás degustar en la terraza, en la barra o en el comedor.

Buendi. Narváez, 58.

Extraordinarias las raciones y canapés de gran calidad. Calidad precio de lo mejor. En plena calle de Narváez, riquísimas delicias de merluza. Las tapas incluyen cualquier aperitivo que pueda servirse con una caña o un vino. Cerveza muy bien tirada. Salmón ahumado con guarnición, lomo ibérico de roscal, mixta de boquerones con anchoas. Concretamente, la ensalada aliñada causa sensación entre su clientela. Polivalente terraza con familias y grupos de amigos esperando turno, eso quiere decir que está solicitada.

El Capricho. Doctor Castelo, 14. Madrid.

Muy buen ambiente, el trato inmejorable. El cañeo y tapeo es de lo mejorcito. Terraza muy amplia, es una de las más grandes del barrio, siempre llena. Los arroces están buenísimos. El tataki de atún muy rico. Buena relación calidad precio. Clásica taberna y cervecería madrileña. El grifo de cerveza es muy clásico, a la antigua usanza. La chistorra, el cazón, las anchoas tienen muy buena pinta. Curiosa decoración con estanterías donde se exhiben productos de otra época con sus cajas correspondientes. Te atienden con un servicio rápido. No hay que olvidar la hora de los postres… efectivamente, para chuparse los dedos.

Chico Calla! Lopez de Rueda, 41

Taberna mediterránea con tapas muy ricas. Gastronomía mediterránea autentica y local. La decoración de los locales tiene recuerdos personales de los propietarios, curiosa exposición. El trato de los empleados de lo mejor de la taberna. Tienen sucursales por todo el Levante. Buena relación calidad precio. Cosas ricas a probar: Ensaladilla Rusa, Tosta La Alicantina, Pan Maresme con Escalivada asada a la brasa y Sardina Ahumada, Tabla de Jamón ibérico, riquísimas las Patatas Miura. Tienen una ensalada cuyo nombre es Aquí no hay Playa, una especialidad de la casa, con tomate de temporada, ventresca y Alcaparras. Ofertan también montaditos y riquísimas Hamburguesas.

Taberna Las Botas 2. Narváez, 45.

Tipo de cocina española/mediterránea. La paella exquisita, de las mejores del barrio. Cuenta con una gran terraza, muy fresquita por las noches y unas pantallas amplias para disfrutar de acontecimientos deportivos. Rabo de toro estofado, callos a la madrileña, pulpo a la parrilla, setas empanadas con alioli, parrilla de verduras, chuletitas lechales. También los torreznos para un aperitivo que destaca.

Triana. Narváez, 48.

Las berenjenas, la fritura mixta (con tortillas de camarón),  las alcachofas, son algunas de las delicias que tienen en Triana. Como no podría ser menos, se vive dentro de este restaurante un ambiente andaluz (con un fondo de música flamenca) y la decoración así lo atestigua. Berenjena a la andaluza, torrezno confinado. Llevan el buen comer y el buen beber por bandera. No falta el arte y el sabor de la vida en este local. Cuentan con una gran terraza abierta todos los días del año. Las coquinas y los boquerones triunfan en este rinconcito de Andalucía en Madrid.

Laredo. Doctor Castelo, 30.

Veinticinco años… no son nada, como reza el cartel de la entrada de esta emblemática taberna. La barra en forma de herradura, las mesas altas, bastante espacio para colocar a los clientes, hacen que la decoración sea muy acogedora. Rape, rodaballo, atún, carabineros… todo muy bueno. Se pueden degustar medias raciones.  Cuentan con una selección interesante de vinos.

Sanchís. Menéndez Pelayo, 13.

Marisquería pequeña pero muy operativa. Aquí deambulaba de vez en cuando el jugador de fútbol Sanchís, pero el auténtico dueño era su padre, también jugador de fútbol. Materias primas muy seleccionadas y frescas a precio más que razonable. Un doble de cerveza frio para tomártelo en la terraza. Tienen un gran elenco de latas de conservas donde podrás degustar las mejores, las de mayor calidad. Cuentan, dentro del bar, con un gran mostrador donde se puede visionar el marisco fresco que venden a sus clientes. Taberna castiza decorada con un cuadro grande que representa partidos de fútbol de tiempos antiguos.


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *